Przepraszamy, ten wpis jest dostępny tylko w języku Europejski Hiszpański i Amerykański Angielski. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in this site default language. You may click one of the links to switch the site language to another available language.

El pasado jueves 10 de marzo ofrecimos en Marbella una charla para los socios y amigos de DOM3, la Asociación de Empresarios para la Vivienda de Alta Calidad.

Tras apoyar la primera edición del Premio de Arquitectura DOM3 Prize 2014 y ser testigos de su éxito internacional, nos hemos vuelto a sumar a su segunda edición como Patrocinadores de Plata por segundo año.

En esta charla-coloquio, titulada “Innovación en Ingeniería y Diseño: trabas, riesgos y trucos”, quisimos ofrecer nuestra personal visión sobre la innovación aplicada a cualquier campo, pero haciendo especial hincapié en el sector de la construcción.

Nuestro principal objetivo fue transmitir a todos los asistentes la necesidad de innovar y de ser creativos para estar siempre a la cabeza en nuestro sector. A veces encontramos obstáculos (como el cansancio, las prisas, el entorno, las costumbres…) y muchos riesgos que frenan nuestros deseos de innovar. Estos riesgos, según nuestra experiencia, son las tensiones en el equipo de trabajo, la pérdida de la posición actual y los riesgos económicos y técnicos, y son los que no nos dejan avanzar.

Sin embargo, a pesar de prevenir de las trabas y los obstáculos que encontramos en la innovación, también compartimos con los asistentes los “trucos” que, según nuestra experiencia, mejor nos han funcionado a la hora de innovar.

También presentamos, a modo de ejemplo de esa innovación de la que hablamos y de la importancia de mirar a otros sectores como forma de inspiración, uno de nuestros más recientes proyectos, la “Convertible Terrace”, de la que hablaremos más adelante en este blog.

Queremos agradecer a la asociación DOM3 y muy especialmente a su presidenta, Laura Pou, su invitación para dar esta charla y su esfuerzo para que todo saliese de diez.

Gracias a El Campanario, lugar en el que se celebró la charla, y en especial a Karolina Tarnauskaite, por su profesionalidad y amabilidad en todo momento. Gracias a Forever and Events por ayudarnos a dejar huella en los asistentes con un detalle precioso. Gracias también a Roberto Cano, de El Señor de los Vídeos, y a One2One Marketing, por poner los medios técnicos y hacer que todo saliese a la perfección.